Con Muchas Respuestas

¿El color de los ojos de un bebé puede cambiar al crecer?

Llega el día clave, ese momento que llevas como mínimo meses esperando y por fin tienes delante de ti al tan esperado bebé. Una de las primeras cosas que miramos son sus ojos. Buscamos parecidos con los ojos de la madre, del padre, de un abuelo… Y en ocasiones no se parecen a ninguno y nos preguntamos con angustia: ¿será siempre así?. Tranquilidad, el color de ojos de un bebé puede cambiar al crecer.

No solo es que el color de ojos de un bebé puede cambiar al crecer, sino que probablemente el color de sus ojos cambiará. Quizá no mucho pero al menos ciertos matices o tonos. Habitualmente, cuando un bebe nace con ojos marrones o negros, esa tonalidad será parecida a la que tenga cuando pase el tiempo. Quizá se puedan oscurecer algún tono pero no demasiado. Los bebés con ojos azules o de una tonalidad grisácea pueden variar su color y oscurecerse o aclararse con los meses. La razón de estos cambios no es otra que la melanina y la exposición al sol de los bebés, que al ser recién nacidos aún no se ha producido.

Según nuestros hijos vayan creciendo y por consiguiente exponiéndose a la luz del sol, la melanina hará que de forma paulatina sus pupilas modifiquen ese primer tono que tenían cuando vivían en el vientre materno. Ten en cuenta que jamás habían recibido la luz del sol. Pero no siempre será así: a partir de los 6 meses de vida, el color de los ojos de un bebé será ya casi definitivo. Ese color de ojos que veas le acompañará para siempre. Sea como fuere, estamos seguros que marrones, negras, verdes, azules o grises, los ojos de tu bebé te parecerán los más bonitos del mundo. Y en el caso de que cambien, lo seguirán siendo.

© 2021 Con Muchas Respuestas Contáctanos Política de privacidad